El error en Nicaragua fue darle oxigeno a Ortega con el diálogo

El error más grave en Nicaragua, fue que la oposición liderada por auto nombrados lideres provenientes del sector privado, aceptaran un diálogo nacional.

El diálogo sirvió para que Daniel Ortega ganará tiempo y logrará organizar a los paramilitares que posteriormente participaron en el retiro de las barricadas que fueron levantadas por el pueblo nicaragüense en la mayoría de ciudades del país.

Por tal razón fue evidente que Ortega solo participó en la inauguración del diálogo nacional. El ejemplo de Bolivia deja claro de que cuando el pueblo esta en las calles, debe de mantenerse firme.

Desde el primer diálogo en Nicaragua, Ortega recuperó el control que perdió en pocos días, debido a las protestas sociales que fueron multitudinarias.

Utilizamos Cookies.